A medida que pasamos de la cuarentena a la reapertura de negocios en toda Norteamérica, es más importante que nunca contar con procesos claramente definidos y monitoreados cuidadosamente para garantizar la entrada adecuada al sitio y el cumplimiento normativo del lugar de trabajo. Parte de esto depende de contar con los recursos para respaldar estos cambios. En nuestro reciente Libro de Estrategias sobre cómo volver a trabajar de manera segura, discutimos la importancia de un Equipo de Respuesta ante Pandemias (PRT por sus siglas en inglés), el cual se conforma de un Gerente de PRT, Líder de Prevención y Protocolos de Virus, Líder de Control de Acceso de Empleados, Líder de Sanitización y Desinfección, Líder de Comunicación, Líder de Capacitación y PPE, y Líder de materiales.

Durante todo el mes de mayo, exploraremos la importancia de estos roles y los sistemas que deben implementarse para respaldar la reapertura segura. Sin embargo, el control de acceso es una preocupación importante en organizaciones de todos los tamaños. ¿Cómo evalúa a los empleados y futuros invitados en la puerta, minimiza los puntos de entrada y mantiene estándares cuidadosos en la planta para evitar la exposición potencial? Mirémoslo más de cerca.

Chequeos de Salud y Protocolos de Entrada al Sitio

Comience evaluando cuidadosamente los puntos de entrada y salida de su espacio de trabajo. Cree un mapa de ruta desde el momento en que los empleados llegan al trabajo hasta el momento en que se van. Esto ayudará a identificar zonas que requieren protocolos de entrada al sitio y otras áreas que deben cerrarse para mantener un mejor control de sus puertas.

Una vez que se identifiquen estos puntos de entrada, implemente procedimientos de chequeo de salud que reducirán el riesgo de que un empleado enfermo llegue al piso o interactúe con otros empleados. Para implementar efectivamente la detección a escala, necesita un sistema que permita:

  • Verificaciones de temperatura sin contacto
  • Observación visual de síntomas evidentes.
  • Auto-declaración de síntomas y exposición potencial al virus en un entorno digital
  • Un sistema de registro para cada una de estas comprobaciones a las que se puede acceder en cualquier momento

Los chequeos comienzan en las puertas de entrada del sitio de su edificio. Deben establecerse barreras para evitar que alguien entre por un punto de acceso diferente al definido. Esto garantiza la adhesión universal a los protocolos que ayudarán a identificar un riesgo potencial antes de que alguien llegue al área de trabajo. Los elementos más importantes de este proceso son:

  1. Que no agrupe a las personas: mientras crea un cuello de botella intencional en sus puntos de entrada, deberá escalonar los tiempos de entrada y salida para limitar la cantidad de personas en el área en cualquier momento. El personal debe permanecer en sus automóviles hasta la hora de entrada designada para evitar contactos innecesarios. Las líneas deben estar marcadas para garantizar un espacio de 2 metros entre cada persona que espera ingresar.
  2. Un proceso sin contacto: los empleados que ingresan a las instalaciones no deben tocar nada que no sea su propio dispositivo móvil. Es necesario evitar interactuar con relojes, manijas de las puertas o los mandos que antes habrían sido necesarios para entrar.
  3. Contabilización de la entrada fuera del sitio: si su empresa proporciona autobuses para recoger a los empleados en un punto de recogida establecido o desde sus hogares, estos protocolos también deben implementarse en esos vehículos. Eso significa desinfección adicional en el vehículo, recursos de verificación de temperatura para su uso en el vehículo y para los conductores, y el uso de EPP por parte de todo el personal en proximidad entre sí en el trayecto.

El objetivo de estos procedimientos es reducir el contacto innecesario entre los empleados cuando entran y salen del edificio, mientras registran con precisión el estado de salud de cada individuo cuando entran.

Procedimientos de Distanciamiento Social

Durante gran parte de los últimos dos meses, hemos escuchado lo importante que es el distanciamiento social para la lucha contra el coronavirus. Al mantener una distancia segura de dos metros entre todos los individuos, la propagación potencial del virus se reduce. Debido a que la CDC estima que el 25% de las personas infectadas con coronavirus no muestran síntomas, los controles de temperatura y las autoevaluaciones aún pueden pasar por alto posibles casos. Los protocolos de distanciamiento social ayudan a reducir el riesgo de que una persona asintomática propague la enfermedad a otras personas en las instalaciones.

Sin embargo, esto requiere un cambio fundamental en la forma en que trabajamos y requerirá nuevos esfuerzos por parte de la gerencia para hacer cumplir las reglas. Éstas incluyen:

  • Mantenerse a 2 metros de distancia el uno del otro en todo momento.
  • Utilizar careta o cubrebocas, especialmente cuando es imprescindible trabajar a menos de 2 metros de otros empleados.
  • Eliminar cualquier apretón de manos, abrazo, chocar las manos u otros contactos físicos entre los empleados.
  • Eliminar visitas e invitados, excepto lo que sea necesario a las operaciones de la planta.
  • Eliminar reuniones en persona a menos que sea absolutamente necesario. Implemente herramientas de videoconferencia utilizando dispositivos electrónicos personales siempre que sea posible.

Es vital que los empleados cumplan con estos requisitos de distanciamiento social no solo en el trabajo, sino donde sea que viajen en público. Si bien todos tendrán un contacto cercano con su familia inmediata, deben evitar interacciones potencialmente peligrosas tanto fuera del hogar como del lugar de trabajo. Comunique la importancia del distanciamiento social y el impacto de no seguir estos procedimientos tanto como sea posible.

Crear un Sistema que Soporte la Entrada al Sitio y el Cumplimiento del Lugar de Trabajo

Estamos lejos de dejar las realidades de la pandemia del coronavirus como algo del pasado. Estimaciones recientes muestran que se espera que el número de casos y muertes potenciales continúe creciendo durante varias semanas más, lo que hace que sea aún más importante que las empresas y los empleados sigan protocolos estrictos para reducir el riesgo de exposición y propagación de la enfermedad. Sin estos procesos, corre el riesgo de paradas innecesarias en el futuro que pueden afectar aún más las operaciones.