Han pasado más de tres meses desde que la pandemia de coronavirus cerró la mayoría de las empresas y obligó a millones a trabajar desde casa o en algunos casos, a quedarse sin empleo.

Es comprensible que las empresas sean cautelosas a medida que se reabre la economía, ansiosas por volver a trabajar, pero cuidadosas de hacerlo de una manera que no aumente el riesgo de infección en el lugar de trabajo. Una combinación de pautas federales, estatales y locales están proporcionando pautas que muchas de estas empresas necesitan para volver a operar completamente mientras protegen a sus empleados del riesgo de infección, pero el riesgo de contagios sigue presente.

Incluso con protocolos de detección y monitoreo cuidadosamente implementados, siempre habrá un riesgo de infección. Con una enfermedad que puede tomar hasta dos semanas para mostrar síntomas, es probable que uno o más empleados comiencen a desarrollarlos mientras están en el trabajo. Por eso las pruebas son tan importantes.

Pruebas de Coronavirus para Empresas Privadas

Hasta hace poco, únicamente las entidades gubernamentales, las organizaciones sin fines de lucro y los centros de salud ofrecían pruebas. No ha habido una agencia única que administre pruebas, pero tampoco ha sido algo que puedas ir y recoger en una farmacia local.

A medida que aumenta el volumen de pruebas producidas y aumenta la accesibilidad, ahora es posible solicitar pruebas específicamente para tus empleados y contar con profesionales médicos capacitados para administrarlas cuando sea necesario.

A pesar de los esfuerzos realizados en los últimos tres meses, las pruebas aún no están disponibles en escala 1: 1 para llegar a todos cuando sea necesario, pero se pueden proporcionar pruebas específicas para organizaciones en ciertos estados. La ciudad de Nueva York, por ejemplo, implementó recientemente nuevas pautas sobre cómo las empresas privadas y los administradores de edificios pueden evaluar a las personas si muestran síntomas de coronavirus. Michigan ha aprobado directrices similares.

Hay varios beneficios para tal sistema. Incluso con el aumento en la disponibilidad de la prueba, muchos lugares aún requieren que las personas llamen y programen una cita para hacer una prueba con un centro de pruebas local, que en sí mismo puede ser un foco de infección potencial. No hay forma de garantizar que se realice dicha prueba o de ver los resultados de esa prueba sin solicitarlo a un proveedor externo. Al ofrecer pruebas de coronavirus a través de un socio, puedes garantizar un mayor nivel de cumplimiento a normativas, agilizar el diagnóstico y proteger mejor a tus empleados si se detecta un caso de COVID-19.

Implementar Pruebas en Tus Instalaciones

La prueba es increíblemente importante, pero es solo una parte de una evaluación general de la preparación de alguien para volver al trabajo. En lugar de recurrir a tu propio proveedor de atención médica, pueden registrarse más rápidamente en un centro de pruebas privado para agendar una hora y lugar para su prueba, someterse a una prueba de anticuerpos y, en el caso de una prueba negativa, obtener una prueba de PCR molecular para determinar si el virus está presente.

Para aquellos que dan positivo, se necesitan exámenes y pruebas futuras para determinar cuándo es seguro que regresen a trabajar. Las pautas actuales de los CDC establecen que alguien puede dejar la cuarentena en forma segura un mínimo de 7 días después del inicio de los síntomas y 72 horas desde que se registró la última fiebre. Tu instalación puede tener pautas más estrictas, que pueden ser respaldadas con pruebas, incluidas las pruebas cuantitativas y de anticuerpos programadas, y la evaluación en respuesta a los nuevos síntomas reportados.

Además, los datos de rastreo de contactos deben usarse para evaluar a los compañeros de trabajo que se encontraban cerca del individuo infectado. Al monitorear los síntomas y probar si se desarrolla algo, puede reducir el riesgo de propagación. En combinación con las políticas de distanciamiento físico existentes, el uso de EPP y los procedimientos sin contacto en la mayoría de las estaciones de trabajo, esto ayudará a reducir en gran medida el riesgo de transmisión.

Porqué las Pruebas Organizadas son Importantes

Hasta la fecha, uno de los peores brotes localizados en los Estados Unidos es la planta de procesamiento de carne de cerdo Smithfield Foods en Sioux Falls, Iowa. A principios de mayo, más de 850 empleados se habían infectado con coronavirus y la planta finalmente se vio obligada a cerrar. Para permitir la reapertura y reducir el riesgo de que el virus se propague aún más, el estado abrió una planta de prueba emergente y Smithfield Foods ha asegurado desde entonces que las pruebas estén disponibles tanto para los empleados como para sus familias. La velocidad con la que se propagó el virus y la incapacidad de ofrecer pruebas para los empleados que han mostrado síntomas, combinados con la falta de procedimientos en las instalaciones para abordar el brote, crearon un problema masivo que no se pudo abordar sin tener que cerrar la planta.

A medida que millones de organizaciones reabrieron sus puertas en mayo y junio, la necesidad de pruebas rápidas y confiables para los empleados se hizo más evidente. Combinado con protocolos de entrada al sitio y detección de síntomas, políticas de distanciamiento físico en el piso y planes de respuesta rápida si se identifica una posible infección, las pruebas son un pilar de la respuesta privada al coronavirus.