Más que nunca, la tecnología está posicionada para apoyar la mejora de calidad. Desde herramientas para trabajadores conectados que mejoran la comunicación y el cumplimiento laboral estándar, hasta aplicaciones de Internet de las Cosas más avanzadas que monitorean...